martes, 2 de septiembre de 2008

Vientos de una Nueva Argentina


Los vientos que anuncian una Argentina distinta a la que hasta ahora vivimos vienen soplando desde inicios de la década hasta el presente, y con suma frecuencia se apela a una epopeya refundacional para dar por tierra un proyecto demoliberal de país que nos ha conducido al absoluto desastre, a la explotación del Pueblo y al sometimiento de la Nación.
En vísperas del Bicentenario de la Patria, proyectos políticos e ideológicos que pretenden erguirse como sustitutivos del modelo de país que se pretende perimido, no hacen más que profundizar la línea descendente en la que nuestro país viene deslizándose con particular intensidad desde la bochornosa derrota en la batalla del Atlántico Sur.
Frente a un estado nacional gobernado por las fuerzas de la Usura y la Subversión, los argentinos que auténticamente amamos y bregamos por la Libertad y el Honor del Pueblo Argentino, tenemos el pleno convencimiento de que las formulas políticas democratistas y partidocraticas no son la solución a los problemas de la Argentina.
Aun contra todo desanimo y confusión, contra la intoleterancia y la persecución, la voz del Nacionalismo Argentino, una vez más se hace escuchar para decir: estuvimos, estamos y estaremos.
Con la convicción en los eternos ideales y los valores permanentes, la Alianza Nacional se constituye a partir del nucleamiento de argentinos y argentinas que expresan un anhelo y voluntad de trabajar por la conformación de un espacio político, donde primar la idea fundamental de luchar conjuntamente por una Causa que nos es común a todos, respetando las distintas particularidades que integran el campo nacionalista argentino.
Quienes formamos parte de este espacio, lo hacemos con el animo de recrear un lugar de dialogo, reflexión y contención, que busque reafirmar las coincidencias y respetar las disidencias, para exhibir ante la política que la Sinarquía vernácula detenta, marginando y hostigando política, jurídica y mediaticamente a todo lo que signifique Nacionalismo.
Aquí estamos ahora, para trabajar en la construcción de un encuentro de voluntades que tienen su corazón y su mente prestos a la conquista del más preciado horizonte, por el que tantas generaciones de compatriotas han soñado y luchado, como lo son el bienestar del Pueblo y la grandeza de la Patria.
Bs.As., 24 de Junio de 2008.


¡ARGENTINA RESISTE!